Comer de tupper

Comparte esta entrada

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp

Comer en el trabajo puede suponer un reto para muchas personas que a la vez quieren cuidar su alimentación. Muchas veces cuando comemos fuera de casa optamos por lo más fácil comer en un restaurante de menú u optar por un bocadillo.

Esto algún día puede hacerse pero todos los días puede llegar a cansarnos, y si no vamos a un restaurante que nos ofrezca una buena variedad de verduras y hortalizas en sus menús diarios, no conseguiremos llevar una alimentación saludable.

Una opción que se plantea o que practica mucha gente, es comer de tupper, pero muchas veces esto puede convertirse en algo monótono si no planificamos nuestra semana o también puede ser poco saludable si todos los días comemos ensaladilla rusa o lasaña para calentar en el microondas del supermercado.

A continuación te damos algunos consejos para conseguir tu tupper saludable.

Características del tupper:

• Debe ser apto para uso alimentario, con cierre hermético y adecuado para microondas (si se va a calentar). Si queremos conseguir que esté sea saludable deberá contener alimentos saludables y estar libre de productos ultraprocesados.
• Y por supuesto, que siga el Método del Plato de Harvard, que contiene el 50% de alimentos vegetales y la otra mitad, el 25% para la proteína (animal/vegetal) y la otra parte que nos falta para los hidratos de carbono complejos.
• Si quieres consumir algo de postre, puedes elegir entre una pieza de fruta o un yogur natural/ griego sin azúcares ni edulcorantes añadido.
• La mejor bebida con la que puedes acompañar tu comida es el agua. Seguridad e higiene alimentaria:
• Cuida la temperatura de transporte y de conservación.
• Evita dejar la comida a temperatura ambiente, y si puedes, guárdala en la nevera. Esto ayudará a que la comida no se deteriore.
• Además a la hora de la manipulación de los alimentos, cuida la higiene para evitar que la comida tenga el menor número de bacterias posibles.
• Si llevas un guiso, prepáralo con antelación para que dé tiempo a que se enfríe antes de meterlo en un tupper cerrado.
• Si es un plato frío (tipo ensalada), no es necesario prepararlo con tanta antelación, pero es igualmente importante conservarlo en la nevera.

 

Otros consejos:

Planificar tus comidas con anticipación.
• Prepara tu comida la noche anterior para que esté listo por la mañana. Esto además te permitirá comer de manera más saludable y variada. Y no comerás siempre una triste ensalada con arroz.
• Cuida el tamaño de tu ración y no te excedas en las cantidades.
Para ello es importante que tengas en cuenta la ración del tupper a utilizar. Sería recomendable hasta que controles las raciones de tus tupper, que preparases la comida en un plato en el que visualices bien tu ración habitual y
luego lo traspases al tupper.
• Cuando cuezas legumbres o cereales, hazlo en cantidad, así tendrás para otros días y ahorras tiempo.
• Añade aderezos/salsas en el momento de consumo.
• La carne es mejor acompañarla con verduras y salsa casera para evitar que quede dura y seca. Alimentos saludables que te harán más fácil preparar tu tupper:
• Bolsas de ENSALADAS.
• VERDURAS Y HORTALIZAS frescas/ congeladas/ conserva.
• LEGUMBRES en conserva.
• ARROZ Y PASTA.
• PROTEÍNAS de ORIGEN ANIMAL: huevo cocido, conservas de pescados, gambas, huevas o pulpo fresco.
• SEMILLAS.
• FRUTOS SECOS NATURALES.
• GERMINADOS.

 

Ejemplos de tupper saludables:

• Ensalada de judías verdes con patatas cocidas y atún.
• Ensalada de legumbres con maíz, atún y tomate.
• Patatas al vapor con pulpo, pimiento rojos asados y cebolla fresca.
• Gazpacho andaluz y tortilla de patatas.
• Ensalada de pasta.
• Hummus de cualquier legumbre con crudités de verduras.
• Cuscús de brócoli con gambas.
• Merluza al vapor con verduras al vapor.
• Pimientos rellenos de trigo sarraceno y pollo.
• Arroz integral con pollo y verduras.
• Quinoa con verduras asadas y pavo.

Clínica Atlas

Entradas relacionadas