Consejos para comer fuera de casa – Clínica Atlas

Seguir un plan dietético para perder peso y salir a comer fuera de casa, en ocasiones, supone un gran agobio y frustración. No sabemos qué elegir para que la alimentación sea saludable, o no sabemos enfrentarnos a la comida “malsana”. A esta misma situación se enfrentan también, las personas que quieren salir a comer o cenar fuera, pero que no quieren que por esto su alimentación saludable deje de serlo. Aunque queramos perder peso o comer de forma saludable, debemos seguir manteniendo nuestras relaciones sociales, no podemos aislarnos y no salir, ni quedar con nuestros familiares y amigos.

Además podemos compatibilizar perfectamente nuestra vida social con nuestra alimentación saludable, y a continuación te contamos cómo puedes hacerlo siguiendo los siguientes consejos.

Consejos para comer fuera de casa

  1. Un primer consejo consiste en no llegar a la comida con hambre, come algo a media mañana o a media tarde, así evitarás comer más de lo que necesitas. Por ejemplo, puedes comer alguna pieza de fruta fresca.
  2. Intentar mantener unos horarios de comidas fijos y razonables.
  3. Otro factor importante para una alimentación saludable es hacer una reserva, de esta manera evitas las esperas y la comida y bebida que se toman mientras se espera mesa.
  4.  Acompañar siempre las comidas con agua, ya que las bebidas alcohólicas y los refrescos nos aportan calorías vacías.
  5. No piques con los entrantes. En muchos restaurantes o bares nos pueden poner antes de nuestra comida, un aperitivo como (aceitunas, patatas chips…). En esos casos deberíamos evitar la tentación y esperar nuestra comida, ya que de este modo evitaremos comer más calorías de las necesarias. Mientras esperas puedes beber abundante agua.
  6. Elige un primer plato que contenga verduras y hortalizas, como un puré o crema de verduras, parrillada de verduras, ensalada, los cuáles te ayudarán a mantener una alimentación saludable.
  7. Como consejo, para los segundos platos elige carnes magras y pescados, o también se puede optar por legumbres.
  8. Mejor elegir alimentos que estén cocinados a la plancha, a la parrilla o asados. Olvídate de los fritos y rebozados, y de las salsas.
  9. Es difícil encontrar bares o restaurantes que sirvan pan integral. Puedes comer pan, pero solamente un trocito y fraccionarlo para toda tu comida, evita comer pan mientras traen la comida o mojar en las salsas.
  10. Opta por un postre sano como frutas frescas, siempre que sea posible. Si no es posible consumir fruta, opta por un yogur. Evita los postres dulces, pero si las ganas de dulce son demasiado fuertes, puedes pedir un postre para dos o al centro, de esta manera, calmas tu ansiedad por un dulce y tomas una ración más pequeña y por lo tanto, consigues que la ingesta sea menos calórica.
  11. Puedes también terminar la comida con un café o una infusión, sin añadirles azúcar, opta por tomarlo solos o con edulcorante.
  12. No hace falta comérselo todo si queremos seguir una alimentación saludabletoma sólo lo que necesites y no repitas.
  13. Otro consejo a tener en cuenta, es el de evitar los restaurantes tipo buffet o autoservicio, porque de esta manera evitaremos tentaciones, y no comeremos cosas innecesarias. Cuando tenemos a nuestro alcance una gran variedad de alimentos, lo normal es que queramos probar un poquito de todos ellos, y como resultado ingerimos más comida de la que se necesita y de la que comeríamos normalmente.
  14. Sírvete la comida en un plato plato individual, y mejor si es pequeño. Evita comer de un plato central, ya que de esa manera no sabemos la cantidad de comida que ingerimos.
  15. Come despacio, relájate, saborea la comida y disfruta de la conversación de los que te acompañan en la mesa.
  16. Presume de lo que estás haciendo. Defiende con argumentos, por qué no estas a “dieta”, si no que estas cuidando tu salud, y cambiando tus hábitos alimentarios. No tiene por qué darte vergüenza pedir una ensalada en lugar de otro plato, nadie puede juzgarte por ello.
  17. Consejo extra: Practica ejercicio de forma regular, ya que las excusas no queman calorías.

¿Y tú, tienes algún truco para cuando comes fuera de casa? Eres libre de compartirlo con nosotros en los comentarios 🙂 Hasta la próxima entrada.

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *