Técnicas y pautas para la estimulación del lenguaje del niño

El lenguaje se adquiere a través de la interacción del niño con el entorno, es decir, el niño desarrolla el lenguaje de manera innata a través de la imitación. Por tanto, la mejor forma de estimular el lenguaje del un niño es hablándole, ofreciéndole un modelo adecuado.

TÉCNICAS DE ESTIMULACIÓN DE LENGUAJE

  • Expansión: consiste en ampliar y reorganizar sus expresiones dando el modelo correcto.
    Ejemplo: “¡Mía coche!”, ”Sí, es el coche de papá”
  • Corregir de modo indirecto: consiste en repetir la emisión del niño corrigiendo y dando el modelo correcto.
    Ejemplo: “Pome papato”. “Sí, ya te pongo el zapato”
  • Habla paralela: hablar sobre lo que el niño va haciendo y sus acciones, como si fuera un narrador, siempre utilizando un modelo correcto, simple y claro. Ejemplo:“¡Bebes agua! ¡Qué rica!”
  • Autoinstrucciones en voz alta: consiste en expresar lo que estamos haciendo o vamos a hacer dándose autoinstrucciones en voz alta y ofreciendo al niño modelos correctos de lenguaje.
    Ejemplo: “mama está haciendo la comida”
  • Anticipar lo que se va a realizar a continuación:
    Ejemplo:“Ahora vamos a comprar…”
  • Dar instrucciones sencillas:
    Ejemplo:“Recoge el abrigo, ponte el pijama y lávate los dientes”
  • Petición: Cuando pida algo con gestos o con los dedos, provocar que lo exprese de forma oral, dando opciones o formulando preguntas:
    Ejemplo “¿qué quieres? ¿Quieres el coche o la pelota?”
  • Formular preguntas alternativas:
    Ejemplo: ¿ Quieres agua o leche? SI/NO: ¿Quieres agua ? ¿Quieres leche?
  • Pregunta directa: consiste en realizar preguntas al niño. ¿qué es esto? ¿qué hace ese gato?. Con el fin de iniciar conversación.
  • Preguntas indirectas: Se trata de una técnica que favorece la autocorrección. El adulto preguntará para que el niño pueda dar la respuesta correcta.
    Ejemplo “tote azul “¿coche?” “coche”
  • Técnica de equivocación creativa: consiste en equivocarse adrede o hacer algo absurdo, para provocar verbalizaciones espontáneas del niño.

PAUTAS DE ESTIMULACIÓN DEL LENGUAJE

  • Cuando hables al niño procura situarte de frente, de forma que éste pueda ver tus ojos y tu boca.
  • Háblale despacio y de forma clara y adulta. Debemos procurar que los niños tengan un buen modelo en nosotros.
  • Adapta la longitud de tus enunciados a la capacidad del niño. Usa frases sencillas y cortas para facilitar su entendimiento: Por ejemplo, “mamá baña al bebé”, “bebé toma leche”, etc.
  • Atiende a todos los sonidos hechos por el niño y refuerza con vocalizaciones o comentarios verbales.
  • Juega a repetir sonidos a modo de balbuceo. Repite aquellos sonidos que el niño ya dice o contéstale como si estuvieras hablando con él y nos hubiera dicho algo.
  • Para aumentar su vocabulario, se le presentan objetos y se le indica su nombre. A la vez que se le explica para que sirve, que color tiene, la forma, sus característica.
  • Reproduce sonidos ambientales y onomatopeyas de animales.
  • Escucha pacientemente lo que dice su hijo y no cómo lo dice.
  • Anímale a pedir verbalmente lo que deseé. No debemos conformarnos con que lo señale.
  • No utilices un lenguaje infantilizado, evita el uso de diminutivos. El niño utiliza este lenguaje infantilizado porque se encuentra en este estado del proceso de adquisición del lenguaje y si lo imitamos estaremos frenando su proceso evolutivo.
  • No le imite si pronuncia algo incorrectamente, pues lo único que hará es reforzar la mala pronunciación.
  • No hagas repetir al niño sus enunciados erróneos.
  • Utiliza preguntas abiertas. Anímale a contestarte con algo más que “si o no”.
  • Dale tiempo para que responda a tus preguntas.
  • Señala o marca turnos de intervención del niño. Intenta que tu hijo respete los turnos de comunicación.
  • Siempre que el niño inicie una conversación intenta que ésta se mantenga el mayor tiempo posible.
  • No tengas una actitud sobreprotectora y no te anticipes a sus necesidades. Sin ésta los niños podrán actuar por si mismos.
  • Aprovecha cualquier ocasión (aseo, cocina, parque…) para enseñarle cosas nuevas.

Es importantísimo recompensar con elogios los esfuerzos del niño. Manifestar entusiasmo y alegría cada vez que lo que intente, aunque no siempre le salga bien.

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: