Técnicas y pautas para la estimulación del lenguaje del niño

El lenguaje se adquiere a través de la interacción del niño con el entorno, es decir, el niño desarrolla el lenguaje de manera innata a través de la imitación. Por tanto, la mejor forma de estimular el lenguaje del un niño es hablándole, ofreciéndole un modelo adecuado.

TÉCNICAS DE ESTIMULACIÓN DE LENGUAJE

  • Expansión: consiste en ampliar y reorganizar sus expresiones dando el modelo correcto.
    Ejemplo: “¡Mía coche!”, ”Sí, es el coche de papá”
  • Corregir de modo indirecto: consiste en repetir la emisión del niño corrigiendo y dando el modelo correcto.
    Ejemplo: “Pome papato”. “Sí, ya te pongo el zapato”
  • Habla paralela: hablar sobre lo que el niño va haciendo y sus acciones, como si fuera un narrador, siempre utilizando un modelo correcto, simple y claro. Ejemplo:“¡Bebes agua! ¡Qué rica!”
  • Autoinstrucciones en voz alta: consiste en expresar lo que estamos haciendo o vamos a hacer dándose autoinstrucciones en voz alta y ofreciendo al niño modelos correctos de lenguaje.
    Ejemplo: “mama está haciendo la comida”
  • Anticipar lo que se va a realizar a continuación:
    Ejemplo:“Ahora vamos a comprar…”
  • Dar instrucciones sencillas:
    Ejemplo:“Recoge el abrigo, ponte el pijama y lávate los dientes”
  • Petición: Cuando pida algo con gestos o con los dedos, provocar que lo exprese de forma oral, dando opciones o formulando preguntas:
    Ejemplo “¿qué quieres? ¿Quieres el coche o la pelota?”
  • Formular preguntas alternativas:
    Ejemplo: ¿ Quieres agua o leche? SI/NO: ¿Quieres agua ? ¿Quieres leche?
  • Pregunta directa: consiste en realizar preguntas al niño. ¿qué es esto? ¿qué hace ese gato?. Con el fin de iniciar conversación.
  • Preguntas indirectas: Se trata de una técnica que favorece la autocorrección. El adulto preguntará para que el niño pueda dar la respuesta correcta.
    Ejemplo “tote azul “¿coche?” “coche”
  • Técnica de equivocación creativa: consiste en equivocarse adrede o hacer algo absurdo, para provocar verbalizaciones espontáneas del niño.

PAUTAS DE ESTIMULACIÓN DEL LENGUAJE

  • Cuando hables al niño procura situarte de frente, de forma que éste pueda ver tus ojos y tu boca.
  • Háblale despacio y de forma clara y adulta. Debemos procurar que los niños tengan un buen modelo en nosotros.
  • Adapta la longitud de tus enunciados a la capacidad del niño. Usa frases sencillas y cortas para facilitar su entendimiento: Por ejemplo, “mamá baña al bebé”, “bebé toma leche”, etc.
  • Atiende a todos los sonidos hechos por el niño y refuerza con vocalizaciones o comentarios verbales.
  • Juega a repetir sonidos a modo de balbuceo. Repite aquellos sonidos que el niño ya dice o contéstale como si estuvieras hablando con él y nos hubiera dicho algo.
  • Para aumentar su vocabulario, se le presentan objetos y se le indica su nombre. A la vez que se le explica para que sirve, que color tiene, la forma, sus característica.
  • Reproduce sonidos ambientales y onomatopeyas de animales.
  • Escucha pacientemente lo que dice su hijo y no cómo lo dice.
  • Anímale a pedir verbalmente lo que deseé. No debemos conformarnos con que lo señale.
  • No utilices un lenguaje infantilizado, evita el uso de diminutivos. El niño utiliza este lenguaje infantilizado porque se encuentra en este estado del proceso de adquisición del lenguaje y si lo imitamos estaremos frenando su proceso evolutivo.
  • No le imite si pronuncia algo incorrectamente, pues lo único que hará es reforzar la mala pronunciación.
  • No hagas repetir al niño sus enunciados erróneos.
  • Utiliza preguntas abiertas. Anímale a contestarte con algo más que “si o no”.
  • Dale tiempo para que responda a tus preguntas.
  • Señala o marca turnos de intervención del niño. Intenta que tu hijo respete los turnos de comunicación.
  • Siempre que el niño inicie una conversación intenta que ésta se mantenga el mayor tiempo posible.
  • No tengas una actitud sobreprotectora y no te anticipes a sus necesidades. Sin ésta los niños podrán actuar por si mismos.
  • Aprovecha cualquier ocasión (aseo, cocina, parque…) para enseñarle cosas nuevas.

Es importantísimo recompensar con elogios los esfuerzos del niño. Manifestar entusiasmo y alegría cada vez que lo que intente, aunque no siempre le salga bien.

No hay comentarios todavía.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *