DISFAGIA: CONSEJOS PARA PACIENTES CON PROBLEMAS DE DEGLUCIÓN

0 , Permalink 0

La alteración o dificultad para tragar o deglutir alimentos sólidos y/o líquidos, se conoce con el nombre de disfagia.

La disfagia está provocada por la afectación de alguna de las fases de la deglución (fase oral preparatoria, fase oral de transporte, fase faríngea y fase esofágica).

Por lo que la alteración puede presentarse desde la preparación del bolo hasta el desplazamiento del alimento de la boca al estómago.

Existen dos tipos de disfagia dependiendo de la fase deglutoria en la que esté la alteración: orofaríngea o esofágica.

La más común es la disfagia orofaríngea, que es de tipo funcional y se da cuando la alteración está en la zona oral y/o faríngea.

 

Las causas más frecuentes de las alteraciones deglutorias son:

  • Enfermedades neurológicas

Accidentes cerebrovasculares

Traumatismos craneoencefálicos

Enfermedades degenerativas (alzhéimer, párkinson, EM, ELA)

 

  • Lesiones estructurales

Tumores

Procesos inflamatorios

 

¿Cuáles son los principales signos y síntomas de disfagia?

  • Dolor al tragar.
  • Debilidad o incapacidad para tragar.
  • Molestias en la garganta y carraspeo.
  • Babeo y restos de alimentos en la boca después de la deglución.
  • Tos durante las comidas y atragantamientos frecuentes.
  • Necesidad de tragar en varias veces pequeñas cantidades
  • Ruidos durante la deglución y cambios de voz después de la ingesta.

 

Complicaciones asociadas a la disfagia

  • Derivadas de la alteración de la eficacia: pérdida de peso, desnutrición y/o deshidratación.
  • Derivadas de la alteración de la seguridad: pueden producirse aspiraciones y penetraciones de alimentos en vías aéreas (paso de líquido o alimento sólido a la tráquea y bronquios). Esto dará lugar a  infecciones respiratorias de repetición,  neumonías por aspiración e  incluso en los casos más graves, asfixias por obstrucción de la vía aérea.

 

RECOMENDACIONES PARA LAS COMIDAS

  • Los alimentos de consistencia mixta son los primeros en eliminarse, ya que es complicado y peligroso el dominio de dos consistencias.

 

  • El volumen deberá ser más pequeño. Los líquidos es aconsejable beber en sorbos cortos y los sólidos deberán ser proporcionado en pequeñas cantidades.

 

  • El paciente disfágico suele cansarse antes de acabar la comida, por lo que se recomienda que haga más comidas de menos cantidad durante el día.

 

  • Comer en un entorno tranquilo y sin prisas. Eliminar elementos distractores, que impidan la concentración de la persona en la deglución.

 

  • Nunca iniciar la alimentación si la persona está adormilada o nerviosa.

 

  • Mantener una correcta posición, intentando permanecer sentado con la espalda recta. Es aconsejable inclinar la cabeza ligeramente hacia delante en el momento de la deglución.

 

  • Tras la comida, permanecer erguido durante al menos 30 minutos.

 

  • Mantener una adecuada higiene bucal, con el fin de evitar aspiraciones.

 

El diagnóstico y  de la disfagia orofaríngea, es determinante para aconsejar que tipo de alimentación reúne las condiciones de seguridad y eficacia necesarias para proporcionar al paciente una nutrición e hidratación adecuadas y al tiempo, reducir el riesgo de neumonías por aspiración.

 

Logopedia Clínica Atlas

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: