CONSEJOS PARA TRATAR CON NIÑOS QUE TARTAMUDEAN

0 No tags Permalink 1

¿QUÉ ES LA TARTAMUDEZ O DISFEMIA?

niño disfemia

La CIE-10 (Clasificación Internacional de los Trastornos Mentales y del Comportamiento) define la disfemia o tartamudez como “el trastorno del habla caracterizado por la frecuente repetición o prolongación de los sonidos, sílabas o palabras, o por frecuentes dudas o pausas que interrumpen el flujo rítmico del habla”.

La intensidad del trastorno varía en función de las situaciones sociales y a menudo es más grave cuando se produce una presión especial para comunicarse. Suele no producirse durante una lectura oral, cantando o hablando a objetos inanimados o animales.

El inicio del trastorno se produce entre los 3 y los 7 años de edad, siendo el pico máximo alrededor de los 5 años. En la mayoría de los casos el inicio se origina antes de los 10 años de edad.

El comienzo suele ser engañoso, trascurriendo varios meses durante los cuales se producen anomalías de la fluidez verbal que pasan desapercibidas y que posteriormente, se convierten en un problema crónico.

Existe una etapa llamada tartamudez evolutiva, en la que las disfluencias son consideradas normales. En las primeras etapas de adquisición del lenguaje, pueden aparecer repeticiones y prolongaciones de sonidos, de las que el niño no es consciente y que desaparecen por si solas.

CAUSAS

  • Genética: De padres a hijos, hermanos.
  • Sexo: más frecuente en hombres que en mujeres.
  • Traumática: provocado por largos periodos de gran tensión.
  • Neurogénica: alteración de la coordinación entre el cerebro, nervios y músculos.

TIPOS DE TARTAMUDEZ Y DE BLOQUEOS

  • Tónica: hay bloqueos y espasmos, por lo que se produce un habla entrecortada (hay silencios entre palabras). En la disfemia tónica se observa gran tensión en labios y mandíbula, así como, movimientos asociados (muecas, cerrar los ojos…). Los bloqueos se producen con mayor frecuencia en palabras que comienzan por determinadas consonantes (k, g, p, t, b, m, n, g).
  • Clónica: hay repeticiones o prolongaciones involuntarias de fonemas, sílabas o palabras, se producen con mayor frecuencia a principio o en medio de la palabra. En la disfemia clónica también se observa tensión durante el habla. Las repeticiones son muy frecuentes (t-t-t tenedor, mi-mi-mi muñeca) y las prolongaciones aparecen con mayor frecuencia en palabras que comienzan por algunas consonantes (s, f, l, ll) (ssssseta, fffffuego).
  • Mixta: combina síntomas de las dos anteriores.

CONSEJOS PARA HABLAR CON NIÑOS QUE TARTAMUDEAN

  • Escuche con paciencia, no corte cuando esté hablando y esfuércese por entender lo que dice, sin que tenga que repetirlo.
  • Respete los turnos conversacionales. No interrumpa y acabe las frases por él, espere paciente a que el niño continúe.
  • No corrija constantemente cuando habla, se pondrá más nervioso y se producirán más bloqueos o repeticiones.
  • No haga repetir palabras o frases. Es importante centrarnos en lo que dice el niño y no en cómo lo dice.
  • No haga comentarios, como “habla despacio”, “tranquilízate”. Pues provocarán el efecto contrario, perderá seguridad y confianza.
  • Evite burlas y no riña cuando se produzcan repeticiones o bloqueos. Pues no lo hace de forma voluntaria.
  • No muestre preocupación delante del niño y haga gestos extraños. Mire al niño mientras habla y cuando haya un bloqueo, anímale con una sonrisa.
  • Evite situaciones de tensión, haga que en casa encuentre un lugar donde se sienta libre de expresarse.
  • Intente no hacer muchas preguntas, cuando esté contando algo, es preferible hacer comentarios. Y si hace preguntas, que sean de respuestas cortas.
  • No muestre signos de ansiedad o impaciencia, esto hará que el niño se sienta incómodo y se bloqueará más.
  • Anímale a hablar en situaciones en la que no haya tensión, comentar los dibujos, un cuento, hablar de sus intereses…
  • Haga de modelo, hable despacio, con pronunciación clara y frases sencillas.

Es muy importante la detección temprana de la tartamudez, cuanto antes se realice el diagnóstico y comience la intervención, más favorable será el pronóstico. También es muy importante dar pautas personalizadas a las personas de su alrededor: padres, amigos, profesores…con el fin de evitar sufrimiento emocional y frustración.

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: